domingo, 21 de abril de 2013

La tolerancia y calidad superficial de las piezas fabricadas en el taller


El diseño debe contemplar la precisión y la exactitud requerida  en la construcción de cada una de las partes de un aparato a construir. También debe contemplar cómo debe ser la calidad superficial de las piezas para asegurar la adecuada función de cada una de ellas. Los procesos diversos ejecutados en el taller deben tomar en consideración estas variables, así como el costo de producción necesario para cumplir con la tolerancia y calidad superficial deseada.

La precisión y exactitud son especificadas como ± la tolerancia de cada una de las dimensiones de las partes. La rugosidad superficial está especificada como la RMS (Raíz Media Cuadrática) de las variaciones en la altura de una superficie.

La figura 1, muestra una indicación aproximada de la tolerancia normalmente aceptable en los procesos de taller mencionado. La figura 2, especifica la calidad superficial obtenida en procesos de taller y procesos industriales usados en la manufactura de partes de máquina.

Un punto a considerar es que a menudo es posible utilizar materiales que ya vienen desde el proveedor con una calidad superficial adecuada. Cabe señalar además que las tolerancias y calidad superficial que se pueden obtener, dependen del tamaño de la pieza que se está considerando. Una tolerancia de 60,05 mm (6,002”) es fácil de obtener en una operación de fresado sobre una pieza que tiene sólo unos pocos centímetro de diámetro. En una parte 100 veces más grandes, una tolerancia de 60,5 mm (6,02”) es lo mejor que se puede obtener durante una operación de fresado; sin utilizar procedimiento que impliquen considerable gastos y grandes esfuerzos. 


                                 


En: Building Scientific Apparatus.  Moore, Davis, y Coplan; 2009.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario