miércoles, 29 de mayo de 2013

La historia multimedial

La fotografía y el vídeo se han convertido en la forma predominante de contar historias, pero el hecho de compartir una historia multimedia requiere de la disposición de algún tipo de biblioteca digital personal; requerimiento que exige disponer de un gran volumen de almacenamiento.

En el universo de redes donde nos encontramos inmersos, el aumento y disponibilidad de espacios de almacenamiento gratuito por parte de las empresas predominantes en la web crece constantemente, entre ellas: Facebook, Youtube, Microsoft, Google, Yahoo, Hotmail, etc. 

A la fecha, además de las expectativas por el espacio personalizado disponible en la "nube", la disposición de herramientas para organizar, indexar, y disponer la información multimedial a los entornos de nuestro interés, genera una mayor motivación para el hecho de contar historia.

Este aumento del espacio gratuito y no-gratuito en la "nube" es el resultado de la tendencia que experimenta el mercado de computadoras personales y portátiles, que se ha orientado hacia el segmento de los teléfonos inteligentes y dispositivos ultra portátiles tipo tablas; que poseen un almacenamiento interno disminuido drásticamente por las exigencias de diseños miniaturizados: 20 veces menor que el de los discos duros incluidos en los equipos de escritorios y portátiles actuales (unos 500 Gb).

El volumen de información que empresas como Youtube o Facebook almacenan ya se calcula y mide en petabytes (1000 Tb); lo disponible para los usuarios esta limitado por el tamaño de los vídeos y no por el número de ellos que puedan transferir a dichos servicios. Los usuarios de Flickr hasta la fecha solo podían guardar 200 fotos de forma gratuita, pero ahora disfrutan de 1 Tb sin costo, lo que permite guardar más de 500.000 fotogramas de buena calidad.

Con una biblioteca personal digital en la webs ¡sobredimensionada y gratuita!, se pueden compartir todas las historias gráficas que queramos contar.

En el futuro mediato, nuevas tecnologías aún en desarrollo se harán presentes en nuestras herramientas informáticas, posiblemente la forma de almacenamiento que conocemos en discos con superficies magnetizables o dispositivos integrados CMOS, se conviertan en elementos de la historia o cosas del pasado. Científicos de varias naciones experimentan en la frontera de la ciencia, y desde ese borde ya anuncian nuevos descubrimientos. Por ejemplo, recientemente  investigadores del MIT han desarrollado una nueva forma de controlar el movimiento de los dominios magnéticos - la tecnología clave en los sistemas de memoria magnética - como el disco duro de un ordenador. El nuevo enfoque requiere poca energía para escribir y ninguna para mantener la información almacenada. Esto podría conducirnos a una nueva generación de dispositivos para el almacenamiento de datos; de muy bajos consumo de energía. Este enfoque controla el magnetismo mediante la aplicación de una tensión, en lugar de un campo magnético. Lo que podría llevarnos a dispositivos de almacenamiento magnético en los que se escriban datos en pistas o nanocables microscópicos. Además, esta tecnología también podría usarse para crear nuevos dispositivos electrónicos basados ​​en la espintrónica, en el que la información se realiza por la orientación del espín de los átomos.

Por ahora los fabricantes de smartphones, laptos, tablets, etc., exigirán de nosotros una mayor confianza para depositar gran parte de nuestros datos en la "nube" (tanto los alfanuméricos como los multimediales), pero en el futuro quizás sigamos llevándolos con nosotros; y seguro podremos portar gran cantidad  de datos ajenos o de terceros. El espacio de almacenamiento  es un problema superado y del pasado.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario