sábado, 2 de noviembre de 2013

Mi Torno:

Por fin, pude adquirir un torno: ¡usado! pero en buen estado y de buena calidad. Viajé 500 km con uno de mis hijos; la primera impresión fue de ocre y abandono, pero él dijo que se veía peor en el cartel publicitario; y eso me animó a continuar la negociación. Setenta kilogramos pasearon por Caracas varios días antes de traerlos al taller.

Un equipo fabricado en Austria, muy comentados en los foros de la Web: un EMCO Compac 8; todo un clásico. Procedí con cautela pero con determinación, con la ayuda del manual de partes emprendí el despiece total. Uno por uno, cada tornillo, tuerca, arandela, retenedor, etc., fue retirado de las partes y éstas a su vez de la bancada; todo, cada pieza, cada parte, fue desarmada y guardada separadamente en bolsas independientes, hasta que fuese la hora de volver a ensamblarlos.






2 comentarios: