miércoles, 4 de abril de 2018

Del Bit al Petro

Las criptomonedas son unidades matemáticas que tienen valor “monetario” solo porque los usuarios están dispuestos a pagar por ellas; y por el servicio de su administración en la red sobre la que opera. Las transacciones de criptomonedas primero deben verificarse y luego apuntarse como un registro (bloque) en una contabilidad descentralizada llamada “la cadena de bloques”. Para que una transacción sea aceptada por los nodos que componen la red, los nuevos bloques deben resultar a consecuencia de una prueba o reto computacional. El nodo que acuse la verificación de un nuevo bloque es recompensado, con: criptomonedas nuevas (tomadas del universo acotado de ellas) o mediante los pagos correspondientes a las tarifas descontadas a cada transacción.

En términos generales, el reto consiste en resolver aleatoriamente un algoritmo matemático por tanteo: «ensayo y error»; aunque actualmente se plantean retos menos dependientes de la potencialidad de computo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario